Como secar y curar la cosecha

Como secar y curar la cosecha
Puntuación del post

Cuando finalizamos un cultivo, comienza una de las fases más importantes que un cultivador debe realizar antes de que su marihuana esté en perfectas condiciones para consumir, y que realizada de forma incorrecta rebajaría en gran medida la calidad final del producto obtenido. Para evitar que esto suceda y así asegurar al cultivador un producto de la máxima potencia posible, explicaremos como secar y curar marihuana, consiguiendo así potenciar los sabores más puros de nuestra yerba, sin afectar ni a la cantidad ni a la calidad de tricomas obtenidos.

Una vez hayamos cortado nuestra marihuana, el siguiente paso a realizar es el pelado, ya que en caso de poner a secar nuestra marihuana sin pelar, la humedad se mantendría excesivamente y podrían aparecer hongos o pudriciones sobre nuestras flores ya recolectadas.

Antes de empezar a pelar las plantas, es recomendable conocer las condiciones de nuestra zona de secado, ya que dependiendo de factores como la humedad de dicha zona, deberemos realizar un pelado más o menos profundo a nuestras cepas. En zonas con máxima humedad recomendamos realizar un podado más completo y dejar nuestras flores prácticamente limpias. En cambio en zonas más cálidas y secas, recomendamos retirar únicamente las hojas de mayor tamaño y colgar prácticamente las ramas enteras, así la retención de humedad será mayor y ralentizaremos brevemente el secado.

Para que el secado sea correcto y no afecte negativamente al estado principal de nuestra marihuana, nuestra zona de secado deberá cumplir ciertos requisitos muy importantes, o se podría degradar nuestro producto final.

Una de las condiciones más importantes es la iluminación, ya que deberemos buscar una zona oscura o que la luz no sea demasiado elevada, ya que el THC expuesto a la luz termina degradándose en CBN, algo que reducirá drásticamente la potencia de la marihuana.

La temperatura deberá encontrarse entre 21 y 26°C, pues temperaturas más elevadas provocarán un secado demasiado rápido, lo que disminuirá levemente la calidad final del cultivo.

Como secar y curar la cosecha

La humedad del ambiente será uno de los factores decisivos en la duración total de este proceso, pues lógicamente en zonas muy húmedas tendremos un secado bastante más lento.

La ventilación no debe ser excesiva, o el propio movimiento del aire podría resecar nuestras flores, por lo que quedarían demasiado secas en la capa exterior, pero reteniendo humedad en el núcleo del cogollo. Al mismo tiempo, debe ser el suficiente para que el aire se renueve continuamente, lo que permitirá reducir la humedad a un ritmo normal.

Un periodo de secado óptimo se encuentra entre los 15-25 días, por lo que deberemos asegurarnos de que se mantendrán estas características en la zona de cultivo hasta que pase este periodo. Es tan importante no quedarse corto como no pasarse, por lo que recomendamos comprobar su estado diariamente, hasta que se encuentren en el momento perfecto. Para esto deberemos doblar las ramas de nuestras plantas hasta que llegue un momento en el que crujan, aunque todavía no partirán completamente, dejando unos hilos verdes que separarán ambos trozos de la rama.

Una vez hayamos llegado a este punto, podremos decir que hemos finalizado la fase de secado y que realmente comenzamos con el curado de nuestra marihuana.Como secar y curar la cosecha

El proceso de curado es con el que realmente conseguiremos extraer todo el potencial de nuestra marihuana, convirtiéndola en un producto de máxima calidad, con un sabor más intenso que anteriormente. Consiste en introducir nuestra marihuana en botes u otros lugares donde queden sellados herméticamente, por lo que no contarán con corrientes de aire.

Con esto lo que conseguiremos es que la clorofila de nuestras plantas termine pudriéndose y evaporándose posteriormente, eliminando completamente el sabor a verde de nuestras flores y dejando al descubierto su auténtica personalidad.

Precisamente porque se trata de un proceso con el que gracias a la humedad conseguiremos pudrir la clorofila, deberemos tener un control total sobre la humedad de nuestra marihuana y la humedad total del interior del depósito, evitando así que pueda deteriorarse el estado de nuestro producto.Como secar y curar la cosecha

Para mantener la humedad exacta en nuestro depósito, disponemos de unos maravillosos sobres controladores de humedad, que nos asegurarán unos valores exactos de humedad dentro del bote, para un curado lo más rápido y correcto posible. También deberemos abrir todos los días nuestro contenedor un mínimo de varios minutos y remover suavemente nuestras flores en su interior, asegurándonos de que se renueva todo el aire y no se formen bolsas húmedas entre nuestros cogollos.