Como plantar semillas Autoflorecientes

Como plantar semillas Autoflorecientes
Puntuación del post

Para poder cultivar plantas de marihuana auto-florecientes y obtener una cosecha de calidad y productiva, tenemos que tener varios factores en cuenta, si no obtendremos plantas enanas y con una producción mínima.

como cultivar marihuana autofloreciente

Las variedades auto-florecientes no se pueden tratar como las plantas feminizadas o regulares, ya que son más delicadas, sobretodo su sistema radicular. Desde el comienzo tendremos que conseguir que la raíz no sufra ningún estrés tipo hídrico o alimenticio y evitaremos cualquier material o tela que pueda frenar su crecimiento, como podrían ser los jiffys. Ya que si la raíz de una variedad auto se frena, es muy complicado que vuelva a desarrollarse con normalidad, produciendo finalmente plantas enanas. El éxito en el cultivo de autos va a depender del desarrollo continuo de su raíz, así que os enseñaremos que pautas tenéis que realizar y como obtener un desarrollo óptimo.

LA ELECCIÓN

Para empezar con buen pie, lo primero es la elección de la variedad auto con la que vamos a trabajar, ya que hoy en día tienes varios tipos diferentes de autos. Puedes encontrar variedades Auto y Auto XL o XXL. Si vamos a trabajar con una Auto, necesitaremos una maceta entre 7L y 11L, con este tamaño es más que suficiente para que la planta pueda expresar todo su potencial. Si cultivas Auto XL o Auto XXL, necesitaras una maceta que valla desde los 11L, a los 18L para poder sacar el máximo potencial productivo.

PRIMEROS PASOS: La germinación.como cultivar marihuana autofloreciente

En este caso vamos a intentar ofrecer el mejor medio para una germinación potente y correcta. Utilizaremos el BAC XSeed ya que estimula y potencia la germinación, además de protegerla frente hongos y bacterias. Una vez hayamos hecho los pasos pertinentes del producto, colocaremos las semillas en un tupper y realizaremos la técnica de la servilleta. La mantendremos a una temperatura entre 18C° y 20C°, hasta que la semilla abra.

SEGUNDO PASO: La elección del sustrato.

como cultivar marihuana autofloreciente

Para que una variedad auto desarrolle rápido el sistema radicular, necesita de un sustrato esponjoso y aireado. Para ello os recomiendo una mezcla que contenga un alto porcentaje de turba y fibra de coco, que sea rico en humus de lombriz para fomentar el enraizado y la alimentación, al que añadiremos hongos y bacterias beneficiosas, que también ayudaran a un desarrollo explosivo de las raíces y las protegerán.

TERCER PASO: Primer trasplante.

En este caso hay varias opiniones, hay cultivadores partidarios de hacer varios trasplantes y hay otros que prefieren no hacer ninguno y trasplantar directamente en la maceta definitiva. En este caso haremos el trasplante directamente en la maceta definitiva, para que la raíz no encuentre nada que frene su crecimiento.

como cultivar marihuana autofloreciente

Imaginaos que hemos elegido una maceta de tela de 12L que van muy bien para el desarrollo radicular. Antes de introducir el sustrato en la maceta, desharemos los bloques compactados de turba y retiraremos todas las ramas que suelen contener. Seguidamente introducimos el sustrato, levantamos la maceta un par de centímetros del suelo y la dejamos caer, repetir este paso varias veces, de esta forma colocaremos homogéneamente el sustrato en la maceta sin compactarlo más de lo debido. Una vez hemos rellenado la maceta dejando unos 5-7cm para llegar al borde, nos disponemos a mojar el sustrato sin poner la semilla y con agua de calidad a ser posible, con un Ph que oscile entre 5,5 y 6,5 y una Ec de 0,4, la cantidad utilizada sera de 30ml (1 vaso de agua). Después realizamos el agujero con la medida justa para que la semilla quede enterrada por 0,5 cm de sustrato, e introducimos la semilla con la raíz hacia abajo con mucho cuidado, seguidamente pulverizamos por encima para que adquiera la humedad suficiente para germinar correctamente. Después de estos pasos, debemos mantener el sustrato húmedo en superficie y levemente mojado en profundidad, si vemos que la parte superior empieza a secarse demasiado volvemos a pulverizar, realizaremos esta operación hasta que germine completamente la semilla.

Nota: Si colocamos la semilla primero y después regamos, podemos perderla al crear agujeros en el sustrato y quedar enterrada más de lo debido, con este método estará todo en su sitio.

CUARTO PASO: Debajo de la luz.

como cultivar marihuana autofloreciente

Si vas a cultivar en Indoor, debes colocar la maceta debajo del foco a una distancia prudencial para no quemarla, lo dejaremos encendido las 24h hasta que veamos que empieza a asomar la pequeña plántula, en ese momento cambiaremos a un fotoperiodo de 20/4 y lo mantendremos así hasta que cosechemos.

Si vas a cultivar en outdoor, colócala en una zona entre sol y sombra, evitando exponerla durante las horas de mayor intensidad solar y de la luz directa durante demasiadas horas, con la intención de ir acostumbrándola al clima externo. Con el paso de los días la planta estará preparada para poder soportar la potencia del sol y empezar a crecer sin problemas. Recuerda protegerla contra el ataque de los pájaros, ya que son fanáticos de los brotes jóvenes y no te olvides del frío nocturno, puedes resguardarlas dentro de casa o crear un pequeño invernadero hasta que las temperaturas nocturnas sean más llevaderas.

QUINTO PASO: Mantenimiento.

Una vez tenemos la planta germinada, tenemos que mantenerla e ir alimentándola progresivamente para que vaya creciendo en condiciones. Lo primero es saber cuándo hay que volver a regar, en este caso cuando reguemos la maceta ganara peso y a medida que se valla secando, ese peso ira disminuyendo. En el momento en el que notemos que ha perdido más o menos un poco más de la mitad del peso, ese sería buen momento para volver a regar. Esto es muy importante, ya que si nos pasamos con el riego frenaremos el crecimiento de la raíz, y si no llegamos se resecara demasiado, consiguiendo una disminución en el desarrollo.

Por otro lado recordareis que hemos dejado un margen de maceta sin rellenar, esto lo hacemos para evitar que la planta estire demasiado el tronco y pueda partirse, de esta forma también lo estirara, pero podremos rellenar la maceta hasta que quede el sustrato a la altura de los cotiledones. Más tarde, de la parte del tronco que hemos enterrado, nacerán nuevas raíces de las que la planta se beneficiara.

A partir de este punto, tendremos que aplicar una gama de abonos un riego sí y otro riego no, con tal de alimentarla y ayudar a que tenga energía para crecer todo lo que pueda. Crecerá por momentos y deberemos ir aumentando la cantidad de agua de riego progresivamente. Para haceros un cálculo, la planta más o menos tiene que permanecer hidratada entre 2 y 4 días. Si tenemos que regar cada día, seguramente estemos regando con poca agua, y si regamos cada 5 días seguramente nos habremos excedido con la cantidad de agua.

 SEXTO PASO: Etapa de floración.

Las capacidad para realizar una floración productiva por parte de una auto, va a depender del sistema de raíces que haya creado, por lo tanto si sabemos que nuestra planta ha desarrollado un buen sistema de raíces, podremos abonarla como a cualquier otra variedad, si de lo contrario ha desarrollado un sistema pobre, tendremos que reducir la intensidad de abonado. Tendremos que tener especial cuidado en este sentido si queremos obtener la máxima producción.

como cultivar marihuana autofloreciente

como cultivar marihuana autofloreciente

 

 

 

 

 

 

 

Para evitar saturar el medio y abonar correctamente, recomendamos el uso de productos que se han diseñado para que la planta pueda asimilarlos rápidamente, o en su defecto podemos utilizar productos específicos para el cuidado de variedades auto, como la gama para autos de BAC.

Cuando nos dispongamos a empezar con el abonado de floración y queramos que todo transcurra con normalidad, nuestra recomendación es que apliques alimento un riego sí y otro no, con la idea de que la planta tenga margen para poder asimilar el nutriente acumulado. Aunque si eres un cultivador experimentado y las plantas están sanas, aplica el régimen de abonado que prefieras.

SÉPTIMO PASO: Lavado de raíces.

El lavado de raíces es tan importante como cualquier etapa y la tenemos que realizar bien. En este caso, para evitar un excesivo empapado del sustrato durante demasiado tiempo, es preferible realizar varios lavados con poca cantidad de agua, pero siempre asegurándonos de que lixivia al menos un 20% del agua regada. Si limpiamos las raíces con una gran cantidad de agua, el sustrato tardara demasiado tiempo en secarse y la planta tendría un exceso de agua pudiendo ocasionarle problemas por hongos.

Si tenemos en cuenta los factores más importantes explicados en este artículo y seguimos estos siete pasos a la hora de trabajar con variedades auto-florecientes, seguro que obtendremos excelentes resultados.