Cómo cultivar marihuana

Cómo cultivar marihuana
5 (100%) 1 voto

Cómo cultivar marihuana. Desde hace unos años están sucediendo algunos cambios en cuanto a la política antidroga en diferentes países, cuyo motivo de cambio es la legalización o despenalización del cultivo y/o consumo de cannabis con fines terapéuticos y/o medicinales. En este aspecto se están cruzando muchas fronteras y llegando mucho más lejos de lo que jamás habríamos imaginado. Por este motivo el cannabis está por fin, encontrando su propio sitio donde posicionarse y mantenerse para siempre, como una de las opciones que tenemos los ciudadanos para automedicarnos o simplemente fumarnos unos porros y echarnos unas risas con nuestros amigos o familiares.

como cultivar marihuana

En Growbaratochile.cl creemos que una de las mejores opciones es la de cultivar por nosotros mismos nuestra marihuana, así que les vamos a dar unos consejos básicos sobre, cómo cultivar marihuana y cómo funciona una planta.

 

Cómo cultivar marihuana: Conceptos básicos.

El cannabis como cualquier otro ser vivo del planeta, necesita unas condiciones específicas ambientales y nutricionales para poder desarrollarse y continuar con la propagación de la especie. En este aspecto entran factores como, luz, agua, oxígeno, alimento, tierra, temperatura y humedad, entre otros. Aunque estos son los aspectos más básicos.

Por otro lado dependiendo de la etapa en la que se encuentre nuestro cultivo, va a necesitar unas condiciones u otras. Sin embargo dependiendo del tipo de cultivo que queramos realizar, como pueden ser los cultivos de indoor u outdoor, necesitarás un control mayor o menor de los factores mencionados anteriormente.

 

Cómo cultivar marihuana: Tipos de cultivo.

En este aspecto tenemos dos opciones, nuestra elección dependerá de las posibilidades que tengamos en el lugar donde vivimos. Ya que si es una casa y no tenemos ningún balcón que reciba las suficientes horas de luz, nos veremos obligados a tener que montar un cultivo indoor. En el caso de disponer de balcón, terraza o terreno, la elección dependerá de tus gustos, ya que tienes la opción de realizar los dos tipos de cultivo.

 Cultivo Outdoor:

como cultivar marihuana

Si cultivamos en outdoor tendremos un ahorro significativo en el gasto total de cultivo. Pudiendo obtener cantidades por planta que superen el kilogramo de cogollos de inmejorable calidad gracias a nuestro querido sol, la cual es la luz más potente que existe y no tiene imitación.

El cultivo outdoor también nos permite poder realizar varios cultivos de variedades auto, las cuales producen mucha menos cantidad, pero nos permiten poder realizarlos con más velocidad, consiguiendo cannabis para consumir en solo 60 días. La diferencia más significativa con el cultivo indoor, es el control de las condiciones climáticas, las cuales podrán hacer que perdamos parte de la cosecha o toda.

Cultivo Indoor:

como cultivar marihuana

En indoor podremos realizar varios cultivos al años, entre 3 y 4 dependiendo de la zona donde lo hagamos. En este caso debemos realizar un gasto bastante alto por la compra del material de cultivo, como focos, extractores, semillas, etc. Estos son necesarios para poder llevarlo a cabo, ya que debemos ser los controladores al 100% de todo lo que sucede en la sala de cultivo. Ya que si no ofrecemos estas condiciones, la cosecha será escasa y pobre en calidad.

En este caso usaremos iluminación que trata de imitar la luz que genera el sol, ofreciendo buenos resultados para el cultivo. Gracias a años de experiencia y pruebas por parte del sector de la iluminación, podemos decir que hay grandes sistemas que ofrecen resultados increíbles en cuanto a formación y desarrollo de las plantas en cultivos artificiales. El único inconveniente es el gasto que tenemos que realizar y el esfuerzo que supone mantener el control del cultivo, por lo demás, la calidad no tiene nada que envidiar a la de los cultivos outdoor, aunque nunca será igual que lo producido por la Pachamama.

 

Cómo cultivar marihuana.: Condiciones básicas de cultivo.

El cannabis o marihuana necesita unas condiciones para poderse desarrollar correctamente, la condiciones básicas más importantes son la temperatura y la humedad del ambiente. En el caso de la marihuana, la temperatura ideal se encuentra entre los 18°C mínima y 28°C máxima. Si trabajamos por debajo de los 18°C el ambiente es demasiado frío, la planta ralentiza su desarrollo y se alarga el cultivo. También consigue que la tierra permanezca más tiempo encharcada, por lo que pueden contraer hongos perjudiciales que fulminen el cultivo en pocos días. Si la temperatura es superior a 28°C la planta no podrá respirar correctamente, el cultivo se retrasa, la planta se estira y los cogollos no se compactan. Además pierden un alto porcentaje de terpenos provocado por las altas temperaturas, por lo que no tendrá apenas calidad, si conseguimos finalmente cosechar.

La humedad:

como cultivar marihuana

La humedad también es importante, aunque en este caso debe de mantener una progresión descendente con respecto al crecimiento de la planta. Esto quiere decir que cuando la planta es joven, necesita más humedad que cuando la planta está en floración avanzada. La humedad ideal para plantas recién germinadas está en torno a los 70/90%, plantas en crecimiento entre los 60/75% y para plantas en floración entre 55/65%. Para conocer estos parámetros en todo momento es necesario el uso de un termohigrómetro.

La calidad del agua:

La calidad el agua utilizada también es importante, ya que influye directamente en la capacidad para alimentarse y poder desarrollarse en condiciones, además de eso necesitará una cantidad de agua más o menos específica para cada etapa de desarrollo. Con esto quiero decir que si nos pasamos con la cantidad de agua, será perjudicial para la planta y si nos quedamos cortos, también la estresaremos. Lo normal para que se hagan una idea, es aplicar la cantidad justa de agua para que a los dos días volvamos a regar, con esta frecuencia de riego podremos llevar nuestro cultivo adelante sin sobresaltos.

La calidad del agua como hemos mencionado antes, es muy importante. Por ello y para que nuestras plantas se hidraten correctamente y no tengan problemas nutricionales, es necesario el uso de agua de calidad, como pueden ser el agua embotellada, el agua de lluvia, el agua destilada o el agua filtrada por ósmosis. Estas aguas para que se llamen de calidad tienen que tener unas características, las cuales se determinan por los niveles de PH y de EC.

El PH y la EC:

como cultivar marihuanacomo cultivar marihuana

El PH y la EC son medidas con las que podemos saber con exactitud si el agua es demasiado ácida o alcalina, o si contiene demasiadas sales minerales (nutrientes). Para que nuestra planta sea capaz de alimentarse necesita unos valores de PH más o menos constantes y unos valores de EC que vamos a ir aumentando aplicando producto, al mismo ritmo que la planta vaya creciendo y nos pida más nutrientes.

Los valores correctos de PH para el cultivo de marihuana están entre el 5,5-6,5. Niveles de PH superiores o inferiores a estas cifras no permitirán que la planta pueda absorber el alimento que hay en el agua. Por lo que el alimento quedará almacenado en el sustrato y con el paso de las semanas, creará excesos nutricionales en la planta.

Los valores de EC (electroconductividad) para la etapa de crecimiento son de entre 0,4-1,2, y para la etapa de floración están entre el 1,8-2,2. Estos valores dependen de la fase en la que se encuentre el cultivo y de la genética cultivada, ya que dependiendo de la variedad que cultivemos tendrá más necesidad de alimento o menos.

La temperatura del agua:

Otro de los factores que tenemos que tener en cuenta es la temperatura del agua. Si se trabaja con un agua a una temperatura inferior a los 16°C, esta contendrá grandes cantidades de oxígeno, pero perjudicará el desarrollo de la raíz al estar demasiado fría. Sin embargo si trabaja con una temperatura por encima de 22°C, el agua pierde un pequeño porcentaje de oxígeno y el sustrato tendrá la temperatura ideal para la proliferación de hongos. Por estos detalles también es muy importante la temperatura a la que vamos a regar nuestro cultivo, una temperatura amable para las raíces está en torno a 16-20°C.

 

Conclusión:

Como habrán podido comprobar para conseguir buen cannabis necesitamos darle unas condiciones climáticas ideales, de esta forma mantendremos las plantas sanas y con menos propensión al ataque de cualquier tipo de plaga u hongo.